Melissa Galdámez

Blog Image
Marzo 16, 2022 0 Comentarios

Hola mi nombre es Melissa Galdámez, esta es la historia de cómo Dios me regalo este bello negocio para salir de donde me encontraba y para darle la gloria a Él y las infinitas gracias a la Señora Mary Kay por haber creado esta Empresa. Nací en Zacapa, soy hija única y crecí con todas las comodidades y lujos atravesando muchas dificultades como una familia disfuncional donde hubo violencia y agresiones.

Muchas veces no comprendía por qué después de vivir en toda la comodidad, caí en una quiebra económica, al grado de perderlo todo, mi casa, carro y 7 negocios prósperos. Es difícil no conocer a nadie y que no te conozcan. Lo único que nos sostuvo fue la fe en Dios. En septiembre 2018 comencé a ver la promesa de Dios cuando una conocida (que ahora es mi mejor amiga) me invitó a una reunión de Mary Kay. Ella fue el ángel que Dios usó para mi vida, me habló y fui. Así que sin un centavo, sin conocer a nadie, con varias deudas encima y sin conocer este producto, dije si, pero no tenia dinero y cometí la mejor locura de mi vida: hice mi pedido. Mi mamá y mi esposo me súper apoyaron y así inicié. Al regresar del Seminario, mi caja ya estaba en casa, oramos por la caja y a pesar de tener muchos temores, ya que era la primera vez que lo hacía, me dirigí a una casa y mi primer venta fue de Q.1,150.00, yo salí sorprendida, emocionada llorando. Desde ese momento Mary Kay ha pagado mis deudas, salí de la pobreza y a pesar de que aún no he llegado a donde quiero estar, me he propuesto seguir avanzando hacia mis metas.

En el Seminario 2019 fui nombrada Princesa de las Microfiestas y uno de mis más grandes sueños que era subir al escenario se cumplió. Gané unas maletas por participar en un Reto de Redes Sociales, y disfruté del Almuerzo de la Realeza. En verdad Papá Dios me ha dado tantas cosas sin merecerlo, pero jamás dude de Él. Lloré mucho, sí y estuve a punto de darme por vencida.

Actualmente vivimos en una mejor casa, logré comprar mi moto a través de Mary Kay®, ya comemos dignamente y de vez en cuando llevo a pasear a mis niñas. Le ayudé a mi esposo a levantar el negocio y le servimos a Dios como una familia, gracias Mary Kay®.

MELISSA GALDÁMEZ
CONSULTORA INDEPENDIENTE DE BELLEZA
UNIDAD ALAS DE PLATA


Comenta